viernes, 26 de marzo de 2010

Dos sommeliers venezolanos sirviendo en Madrid

BACCHUS 2010


Con el Teacher...
En días pasados tuve, junto a una muy buena compañera de viaje y futura excelente Sommeliere, la maravillosa oportunidad de representar a nuestro país en uno de los concursos de vinos más importantes de la madre patria, Bacchus en su IX edición, la experiencia de realizar el servicio de los vinos en este prestigioso evento organizado magistralmente por la Unión Europea de Catadores es cuando menos extraordinaria, ya que nos brindo la posibilidad de conocer y aprender de los colegas sumilleres españoles, más allá de aprender de ellos y comparar sus costumbres y metodología en el servicio con las nuestras, nos dio luces acerca de la visión del sommelier en aquellas latitudes, cómo es respetado y valorado como un profesional del vino; conocimos también sus campos de trabajo y posibilidades de desarrollo profesional.

Dayana Medina con dos pesados Custodio Zamarra (Sommelier de Iberia y del Rest.Salacain) y Antonio Palacios (Presidente de los Enólogos de Rioja y hermano del famoso Alvaro Palacios)

Claudia Drastrup, en pleno servicio...

Fue muy gratificante el poder compartir y aprender, a través de la observación, de importantes personalidades internacionales del mundo de la vitivinicultura, como enólogos, periodistas, y catadores de diversos países tan ajenos para nosotros como lo pueden ser Eslovaquia o República Checa o tan familiares como nuestros vecinos de Brasil. Personajes de la talla de la nunca bien ponderada María Isabel Mijares, a quien tuve el honor (y temor) de servirle; con su siempre alegre verbo y ameno sentido del humor, quien no escatima en picaras bromas al momento de tratar de impartir sus inconmensurables conocimientos.
Leo D´Addazio, José Pereira y Claudia Drastrup en la cena de clausura c/Paco Roncero

Con el grupo de sommelier de la Comunidad de Madrid.

En cuanto al servicio per se, pues una experiencia completamente diferente a los servicios que hacemos en estas latitudes tropicales, bien sea como pasantías de la carrera o como profesionales una vez graduados; un servicio por demás extenuante (más de 1.600 etiquetas servidas) con ciertos ribetes de marcialidad que nos hacían marchar a paso sostenido y en completo silencio, en aras de realizar un servicio pulcro e imperceptible como caracteriza a cualquier buen sommelier que se precie de tal; nos dejó esa sensación que experimentamos cuando conocemos algo nuevo, esa mezcla de incertidumbre y expectativa que nos aceleran el corazón pero nos dejan un muy agradable sabor en boca, sabor de haber crecido como profesionales del vino, de haber aprendido y de una forma u otra haber podido enseñar un poquito de la altísima calidad de la sommelerie venezolana de la cual nos deberíamos sentir orgullosos; ya que sin lugar a dudas me atrevo a afirmar que nuestra formación está al nivel de las principales escuelas europeas.

José Pereira en su servicio.

El final de la Jornada del Concurso donde le agradecian a los dos sommeliers venezolanos
Cerramos las cuatro jornadas de arduo trabajo con la promesa y esperanza de regresar en una próxima edición en carácter de jurado, para dejar una vez más por todo lo alto el tristemente vapuleado nombre de nuestra patria, una vez más vaya para los organizadores del concurso, así como para nuestros siempre pacientes profesores nuestro más sentido agradecimientos por la oportunidad brindada, por los conocimientos extra cátedra que a bien tuvieron darnos cuando el tiempo nos permitió escaparnos para compartir momentos inolvidables, y por sobre todo por las innumerables risas disfrutadas.

Bacchus 2010, jornada 4K, inigualable!!!!!

Escrito por:
José G. Pereira
Sommelier
Curso de Extensión
Montaje:
Dayana Medina






1 comentario:

LEO dijo...

Felicitaciones Claudia y José, lleno de orgullo por haber contribuido algo en su formacón como profesionales. Esta es la verdadera Venezuela!!!